fuzol

lavar-el-peluche
9 Sep 2016

Los peluches de tus hijos, impecables

Tips Fuzol

El Chascón, nuestro perro, se puso a jugar con Cuac, la pata de peluche de mi hijita. La dejó toda embarrada. Nos lloró hasta el cansancio para que se la rescatáramos, y yo solo pensando en los ácaros y en la mugre.

¡No caigas en el error de botar los peluches por suciedad! Incluso puedes salvar ese viejo peluche tuyo. Acá te enseño el truco que conozco yo y con el que he salvado ya a toda una tribu de peluches.

Llena el lavamanos del baño con agua fría y échale un chorrito de lavalozas Fuzol. Sumerge el peluche y estruja suavemente las partes en que se encuentre más sucio. Luego de unos 3 minutos, ponle un poco (solo un poco, el exceso puede ser dañino) de suavizante al agua. Báñalo en ese lugar unos dos minutos.

Segunda etapa: saca el peluche de ahí. Llena una taza con agua tibia y un poco de detergente líquido Fuzol. Remoja un cepillo dentro de la taza y pásalo con cuidado por las partes que aún tengan un poco de manchas.

Por último, ponlo bajo el agua fría una vez más para eliminar así cualquier rastro de detergente que aún pudiese quedar.

Para secarlo, deberás colgarlo con unos ganchitos afuera, o bien sobre la tina o algún otro sitio en el que el agua no sea un problema (en caso de que el sol lo pudiese dañar). Puedes seguir estrujando sus pies y manos durante los siguientes días para que seque más rápido.

Ahora Cuac es como parte de nuestra familia. Mi hija ya está grande y se olvidó un poco de ella, pero sabemos que en algún momento volverá a recordarla, y que Cuac estará ahí, como nueva, esperándola.