fuzol

toallas-blancas
5 Sep 2016

Cómo dejar tus toallas más suaves

Tips Fuzol

¿Te pasó alguna vez? Casi no te dan ganas de secarte por lo áspera que está tu toalla. En mi casa nos peleábamos por dejar las toallas secando en la mañana para que salieran calentitas, pero no nos servía de nada cuando nos dábamos cuenta de que estaban tiesas y duras.

Como siempre, tuvimos que descubrir un truco entre todos. Mi hija me enseñó este, y yo lo voy a compartir con ustedes para que tengan un mejor despertar después de la ducha.

Antes que todo, dos consejos importantes que debes tener en cuenta para el futuro:

  1. ¡No sobrecargues tu lavadora! Si te toca lavar las toallas, dedícales su propio tiempo. Si sobrecargas mucho la lavadora, lo más probable es que residuos de detergente se depositen en ellas, dejándolas más ásperas.
  2. Lávalas con agua tibia o caliente, básicamente por el mismo motivo que les expliqué arriba. Los minerales depositados en las toallas durante el lavado se absorben más fácil en agua caliente, y así no quedan en ellas.

Ahora, pasemos a lo importante: una vez que hayas lavado tus toallas, llena un recipiente de plástico con tanta agua tibia como necesites para sumergir las toallas. Agrégale una porción (o más, dependiendo de cuántas toallas pongas) de suavizante Fuzol. Dependiendo de lo que busques, yo te recomendaría cualquiera de los 4 aromas de suavizante Fuzol: piel sensible, classic, primavera o color plus. En mi casa no tenemos problemas de piel sensible, el aroma color plus es nuestro favorito, y además todos reconocemos nuestras toallas por el color.